San Benito el Real (Valladolid)

ARQUITECTO : D. Fernando Moran Ortega (1ª Act.), D. Francisco Javier Blanco Martín (2ª Act) y D. Carlos Javier González García (3ª Act.)

ENTIDAD CONTRATANTE: Junta de Castilla y León - Educación y Cultura, Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y León, Ayuntamiento  de Valladolid

RESEÑA HISTÓRICA DEL EDIFICIO:

El Rey Juan I de Castilla opta por fundar un monasterio de benedictinos reformados en el viejo alcázar, encargando el proyecto a uno de sus capellanes, Sancho Martínez, abad de Cabañas.

La misión no era fácil, pues se trataba de implantar una vida monástica de gran rigor, desconocida entre los benedictinos.

Tras muchas gestiones ante la Santa Sede, el Papa Clemente VII, desde su sede de Aviñón, concede el 28 de diciembre de 1389 la bula papal que permite la fundación del monasterio con iglesia, cementerio y todas las cosas necesarias para la vida de clausura a la que los "monjes negros" se obligarían por voluntad del Rey.

Edificado sobre un viejo alcázar, el edificio se adapta para la vida monástica. En 1453 se concierta construir dos capillas, una cuadrada y otra ochavada a los pies de la iglesia antigua.

Desde 1493, la comunidad plantea a los Reyes Católicos la necesidad de edificar una nueva iglesia en la calle situada entre el monasterio y la iglesia de San Julián. Tras siete años de negociaciones, se llega al compromiso de edificar sobre dicha calle con la condición de ejecutar dos pilones de "cal y canto" que sobresalieran sobre el remate de la iglesia, de forma que esta quedara porticada por una bóveda entre los pilones y la iglesia.

La ejecución de dicha iglesia es de Rodrigo Gil de Hontañon, siendo Francisco del Río su aparejador, quedando finalizada en torno a 1575. No obstante, hubo ciertos añadidos después de esta fecha.

Con motivo de los festejos del nacimiento de Felipe IV, una serie de luminarias destruyen el chapitel y las bóvedas que separaban los distintos cuerpos. La torre fue restaurada pero no el chapitel.

Sin duda, el pórtico de San Benito es uno de los símbolos más emblemáticos de la arquitectura de la ciudad de Valladolid.

ACTUACIÓN SOBRE EL MONUMENTO:

Restauración de la cubierta:

- Limpieza y desescombro del trasdós de las bóvedas.

- Derribo y sustitución de la cubierta con recuperación de tejas.

- Remate parcial de los muros de ladrillos laterales y su limpieza y restauración.

- Restablecimiento parcial de molduras originales.

- Remate de pilastras en piedra (con desmonte y recalce).

- Formación de cubierta con estructura de madera laminada y cornisamiento en madera de pino de Soria.

- Derribo del actual acceso a cubierta y formación de nuevo acceso.

- Formación de las troneras para dotar de luz a las ventanas existentes que vierten sobre la nave central.

- Revoco parcial de los muros de ladrillo existentes en huecos de ábsides.

- Restauración del arco del coro en piedra para apoyo de estructura.

Restauración del pórtico:

- Derribo de cuerpos adosados, incluyendo el desmontaje de la escalera de madera que se encontraba en muy malas condiciones de conservación. Reposición de parte de estos cuerpos con elementos estructurales de madera, tablazón, mortero de cemento para el agarre de tejas planas, con el fin de dar continuidad a la cubierta existente.

- Derribo de la espadaña de ladrillo macizo previo desmontaje selectivo de las campanas, para su posterior recolocación. El estado del campanario suponía un peligro, tanto para el propio edificio como para la integridad de las personas. Sin embargo, dada la importancia del campanario dentro del conjunto arquitectónico del pórtico, se presta especial interés en realizar una operación sumamente respetuosa, basada en la retirada del peto de ladrillo enfoscado que recorre todo el perímetro por un nuevo peto de piedra de menor altura.

- Desmontaje de bajantes laterales que provienen de la cubierta del Pórtico.

- Formación de nuevas cubiertas en ambos cuerpos, garantizando la estanqueidad frente al agua.

- Limpieza y protección de las fábricas de las fachadas, con rejuntado y cosido de sillares, buscando una tonalidad que homogenice con las partes contiguas.

- Limpieza y picado de las superficies del intradós de las cúpulas, para su consolidación y formación con los relieves geométricos existentes.

- Limpieza y picado de encalados en la fachada interior del pórtico en el cuerpo bajo, y de los remates esquineros de cemento en la portada de entrada al templo.

Restauración de la fachada del monasterio:

- En la zona menos afectada: Mantenimiento de la pátina existente en la piedra, previa limpieza de elementos extraños y dañinos como ácidos, sales, hongos, etc. mediante cepillo de raíces, solución jabonosa neutra con agua destilada y amoniaco.

En la zona más afectada: Limpieza y reposición parcial de las juntas de mortero dañadas, limpieza de la piedra mediante chorro de agua a baja presión con polvo de olivino para la eliminación de elementos contaminantes.